Sin valores, no hay Lucero...

Ezequiel García / 13-10-2013 17:36:55

A veces, cuando escribo este tipo de artículos, pienso si va a tener una mínima repercusión en quien realmente debe tenerlo: los ciudadanos y ciudadanas de mi ciudad. Realmente, creo que muchos lo leen, asienten y, a los dos minutos, todo se olvida y volvemos al espíritu más cainita de Carmona. Un espíritu que es extensible a muchos puntos de la geografía española.

A veces, cuando escribo este tipo de artículos, pienso si va a tener una mínima repercusión en quien realmente debe tenerlo: los ciudadanos y ciudadanas de mi ciudad. Realmente, creo que muchos lo leen, asienten y, a los dos minutos, todo se olvida y volvemos al espíritu más cainita de Carmona. Un espíritu que es extensible a muchos puntos de la geografía española. 

Las últimas detenciones y la oleada de robos que vienen ocurriendo, el incivismo en parques y plazas, el poco cuidado por la naturaleza, basuras peregrinas por tanto adoquín alabado en poesías manidas, la ley del Oeste en el tráfico y unos Plenos Municipales más cercanos a países tercermundistas que a una ciudad teóricamente en democracia, me hacen pensar, y creo que no soy el único, que la mayor crisis que vivimos los carmonenses es la de los valores.

¿Dónde han quedado el respeto, la unión, la fraternidad, la ayuda al prójimo o el luchar por un objetivo? Eso parece que no va con nosotros. Nos piden que seamos fuertes, que luchemos para salir juntos del boquete en el que estamos inmersos, pero a la mínima que pueden, nuestros representantes (no todos) piensan en dar un bofetón al de enfrente (o al de debajo, ejem...), que ni el del siervo del Sumo Sacerdote a Jesucristo al ser presentado ante Anás...

Claro que no quiero hacer de esta ciudad una utopía, porque somos humanos y nos equivocamos cada dos minutos. Pero a veces el empeño vale más que la confrontación. Que todo sería mucho mejor dando ejemplo, buscando el consenso y no siendo auténticos dictadores de propuestas nacidas de programas precocinados en restaurantes de 'política rápida' y que deben ser aceptadas impuestas por sus santas gónadas concejiles... 

Miren, dejo ya de escribir... ¿Saben por qué? Porque para que este artículo sea utilizado como toalla auxiliar de cuarto de baño, en la que puedan secarse las posaderas parte de la casta política, prefiero seguir luchando mes a mes por un futuro algo menos oscuro. Y ahora algún cenutrio envidioso, como de costumbre, se dedicará a decir que quién puñetas me creo intentando adoctrinar... Recuerden: se llama artículo de opinión y es la base del sistema democrático. Vayan ustedes con Dios.

Comentarios

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema