Que reine la cordura y el consenso

Ezequiel García / 02-08-2017 08:40:26

Con las propuestas de la oposición incluidas en los presupuestos, el pueblo espera que el desbloqueo desaparezca para seguir construyendo el futuro de Carmona.


Anda servidor haciendo las Américas en versión yanqui, de costa a costa, pero sigo pegado a la actualidad local. Carmona sigue sumando historia día a día entre desperezos y trabajo, calores y nublados. Pero, por encima de todo, Carmona se juega mañana su futuro. 


Se juega un futuro como se lo jugó en el 95 cuando dos partes antagonistas se pusieron de acuerdo para dar aire fresco a un ayuntamiento que no conocía otro color. Y los cambios de aires, a veces, son necesarios. En aquel momento, las ideas del gran Martín Recio de IU contaron con el apoyo del PP. Así fue también en el 99, cuando Carmona seguía creciendo con sentido y a buen ritmo. Hubo sus fallos, por supuesto. Es de humanos. Pero el periodo 95-03 fue, sin duda, clave para nuestro desarrollo. 


Desde entonces, no han existido grandes consensos. Entre mayorías absolutas, mandatos marcados por la grave crisis y la atomización y crisis internas de los partidos de izquierda, solo se han puesto trabas a grandes pactos, salvaguardando el sentido común de Fajardo en 2011, el de Pinelo para los presupuestos de 2015 y el de Toranzo el pasado año. 


Y ha llegado el tres de agosto de 2017 como los días vuelan del calendario. Y se presentan unos presupuestos realistas y que, en un ejercicio de política en mayúsculas, han dado cabida a las peticiones de PSOE, IU y Participa. En marzo la oposición tumbó los presupuestos de forma democrática porque no los veían razonables. Puede parecer irresponsable esta decisión o no. Pero estaban en su derecho de negarse. Democracia simplemente. Pero Ávila, en un ejercicio de diálogo y sentido de ciudad, ha dado cabida a las propuestas opositoras y los presenta mañana para no perder un tren de alta velocidad para la ciudad: los seis millones de los fondos FEDER. También entran en juego el futuro de LIMANCAR, herida de gravedad o las subvenciones a las AMPAS. 


En definitiva, Carmona se juega su futuro más cercano, el que le haga modernizarse a la altura de las necesidades que la capital de Los Alcores necesita, el que pueda hacerle dar ese salto que necesita y que parece que nunca quiere llegar. Mañana PSOE, IU y Participa no tienen motivos para decir NO a unos presupuestos que llevan sus propuestas incluidas. El pueblo no entendería el sanchista 'No es No'. Ni siquiera ellos mismos. Esperemos reine la cordura y el sentido común, como ya ocurriera en 1995. 

Comentarios

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema