Vive Andalucia

Que no nos hagan perder el norte

José Naranjo Mige / 16-04-2020 21:07:30

'Más vale que aprendamos de esta situación, a que una democracia obtendrá su triunfo cuando no necesite de héroes que multipliquen la miseria de su gente para luego pasar a ser los salvadores. Habría que pensar en más justicia social, en derechos fundamentales intocables y menos estar en manos de estos héroes y salvadores poseedores de subvenciones a repartir'

Que no nos hagan perder el norte

Etiquetas

Tribuna Libre

Escribo estas líneas desde mi confinamiento, desde la tranquilidad a la que no estoy acostumbrado, reconociendo que esta situación me ha dado pie a escribir, algo que antes no solía hacer.

                Reivindico el derecho a tener momentos de tristeza y de rabia contenida, a la vez que comparto gestos que hacen subir el estado de ánimo. El más conocido y popular puede ser el de aplaudir a las ocho de la tarde a nuestros sanitarios, haciéndolo extensivo en mi caso a todos los trabajadores de servicios esenciales. Observo con tristeza como en ocasiones ya no son bienvenidos a sus casas ni los sanitarios, ni los trabajadores de los supermercados, etc. se ponen carteles en las puertas de sus hogares pidiéndoles que se queden a dormir en lugares habilitados para “posibles contagiados”. Seguramente los mismos que escriben esos carteles salgan un poco más tarde a dar esos aplausos y así continuar con el postureo. ¿Entonces a quien apoyamos?¿Es posible que nos estemos sumando en manada y estemos colaborando a que en esa unión ficticia tapemos la pésima gestión de alguien, maniatando a los críticos bajo ese espíritu de unidad?

                Más vale que aprendamos de esta situación, a que una democracia obtendrá su triunfo cuando no necesite de héroes que multipliquen la miseria de su gente para luego pasar a ser los salvadores. Habría que pensar en más justicia social, en derechos fundamentales intocables y menos estar en manos de estos héroes y salvadores poseedores de subvenciones a repartir.

                Quiero tener un emotivo recuerdo, no solo para las cerca de 20 000 personas que han fallecido, sino también para sus familiares, amigos y allegados porque a diario intentan que se oculte el dolor de tantas pérdidas mediante expresiones como la curva, el pico, fábricas de respiradores, empresas no homologadas, no dando visibilidad a grandes morgues y a todas las monsergas que desde los canales oficiales nos hacen llegar sin derecho a crítica, contando para esto con la complicidad de la mayoría de los medios de comunicación.

                Aumentan de la mano los datos “oficiales” y bulos desmentidos. Quieren llevar a la sociedad a que únicamente piense como el que da los datos oficiales, bien maquillados y bien relatados, garantizando la continuidad de esa hipotética unión y así librar el juicio popular por sus actuaciones en esta crisis sanitaria. Estos son los mismos que en otra ocasión y con un único fallecido, excalibur, no se privaron de opinar libremente llegando a pedir la dimisión en bloque de todo aquel que estuviera en su punto de mira. Con esto no pretendo defender a los gobiernos anteriores, los que conozco hasta ahora tienen mucho que callar. Sí respeto a los grandes políticos que llevaron a cabo la transición, porque fueron capaces de articular unos verdaderos Pactos de la Moncloa. Ojalá resurja este espíritu en los dirigentes actuales y que todos sean generosos en sus aportaciones y concesiones.

                También nos quieren ocultar,  a lo que me niego con rotundidad, detrás de la expresión “hibernación económica”, las carencias que a día de hoy existen ya en muchos hogares españoles. Serán tapadas con pequeños donativos en envoltorio de ayudas sociales o rentas mínimas, y estos dirigentes pasarán a ser ese salvador al que adorar en los años venideros para garantizarse la perpetuidad en el poder.

               

                Ni nada ni nadie podrá evitar el dolor, como es mi caso, de no poder ver o abrazar a mi hijo, o el de muchos abuelos al no poder hacerlo con sus nietos, o ese abrazo entre amigos que estén pasando por un mal momento. Ya son miles  las desgracias que en muchos  hogares  no se pueden mitigar ni con himnos ni con nuestro carácter jovial.

                Si de algo estoy convencido en este momento es de que juntos venceremos a esta pandemia. Los españoles siempre nos sabemos sobreponer a las dificultades y esta vez no va a ser diferente. Seguro que volveremos a ver el arcoíris, ese que tantas veces han pintado en casa  nuestros pequeños.

                Concluyo, últimamente más que resistir,  muchos han pasado a sobrevivir.

Que no te hagan perder el norte.

Comentarios

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema