Mientras, todo pasa

José Naranjo Mige / 19-05-2020 21:10:22

Artículo de opinión de José Naranjo, Coordinador de Ciudadanos en Carmona.

Mientras, todo pasa

Etiquetas

Tribuna Libre

Últimamente asisto perplejo al desarrollo diario en nuestra ciudad de como se está abordando este estado de alarma, teniendo la sensación de que “todo vale” ante la situación que pueden estar viviendo algunos de nuestros vecinos, bien por no haber cobrado nada de los ERTE, porque se han quedado sin trabajo, o porque tienen que reabrir sus negocios en medio de tanta incertidumbre.

Antes de seguir adelante con lo que me inquieta, quiero explicar cómo dos experimentos sociales me han llevado a darle forma a esto que quiero poner de manifiesto. Serían los de Stanley Milgram y Salomón Asch, ambos pueden visualizarse por YouTube. El de Salomón Asch consiste en hacer ver como el comportamiento de las personas al emitir un juicio puede variar por la presión social a la que se encuentra sometido. El de Milgram tiene como finalidad medir la disposición del participante para obedecer las órdenes de una autoridad, incluso cuando estas pudieran ocasionar un conflicto de valores y de su conciencia.

Podemos trasladar estos experimentos a la política local carmonense y me puedo explicar las distintas reacciones que se están provocando.

Observo con perplejidad en esta situación en la que nos hemos visto inmersos, como con medidas tan simples como las que voy a tratar, porque hay muchas más y me extendería demasiado, nos intentan seducir.

En un paquete de 50 medidas, en la tercera nos hablan de un aplazamiento de recibos de IBI y del impuesto de vehículos, pero cuál es la sorpresa, que los recibos llegan a nuestros domicilios como cada año.

También veo con asombro y tristeza, como  poblaciones cercanas a la nuestra han puesto cantidades en miles de euros “encima de la mesa” para ayudas directas a  Pymes y autónomos. En Alcalá de Guadaira 525 000€ y Bormujos cerca de los 400 000€. Quiero pararme a pensar en un sector que tengo especial cariño porque he dedicado parte de mi vida laboral a él y donde tengo muy buenos amigos, la hostelería. Sector muy importante para la economía de Carmona. A estos, hasta ahora, se le ha ofrecido una serie de plataformas digitales, que tienen sus beneficios, pero que todos sabemos que una buena página bien gestionada en Facebook o Instagram puede dar muy buen rendimiento publicitariamente hablando. También, y no por eso menos importante, lanzar sus cartas con códigos QR donde los clientes pueden visualizarlas en sus dispositivos móviles. A mí especialmente, me gusta mucho como Miguel, el del bar La Estrella va de mesa en mesa, con su simpatía y su pizarra. O la que tenía Antonio en Mingalario, o Manolito ofreciéndote las sugerencias en la Cervecería San Fernando, o como no, la de Casa Miro donde diariamente escribe sus menús y oferta todos los vinos de la  carta. Más que plataformas digitales y lo que he comentado a modo de anécdota, a estos negocios y a todos los comercios de los distintos sectores que existen en Carmona, lo que les hace falta es que les llegue dinero a sus cajas, bien mediante ayudas directas o con algún tipo de campañas de las que se han propuesto, por ejemplo desde Cs (Campaña BAEL).

¿Dónde están estas ayudas en Carmona? ¿Dónde están las partidas presupuestarias consignadas que no se han podido llevar a cabo por el estado de alarma? ¿Por qué en Alcalá de Guadaira y Bormujos y en Carmona no?

Otra de las iniciativas que me sorprendió y que pienso que es una “tomadura del poco pelo que tengo” es que se oferten unos cursos como medida para paliar esta crisis, y el 50% de ellos no sirvan ni para las bolsas de empleo por ser menor a 30 horas por curso.

Otra que me dejó perplejo es donde decía que se iban a reforzar las medidas contra la violencia de género. Para mi es un tema tan importante que no se puede escatimar gastos en esto nunca. Hay que estar siempre al 120% debido a que esta lacra nos acompaña diariamente, incluso más allá de este tiempo de confinamiento o estado de alarma. Por eso no entiendo reforzar algo que tiene que estar siempre al máximo de las posibilidades.

No sé si basándome en los experimentos que comentaba al principio, los ciudadanos podemos seguir aplaudiendo las pseudoverdades o habrá muchos que empiecen a analizar lo que está pasando en mi querida Carmona, que a golpe de Facebook cae en aquello de pan y circo como bien estamos viendo en estos días. Mientras, seguimos echando la culpa al gobierno central, seguimos aplaudiendo, todo nos parece lo mejor, la crítica siempre es enemiga… sí, mientras  todo esto pasa, muchos de nuestros vecinos seguirán pasándolo mal, veremos como  aumenta la cola de Cáritas… pero siempre nos quedará aquello de que los que nos precedieron lo hicieron peor, argumento de sobra conocido cuando ya no te quedan opciones para seguir convenciendo. Seguir aplaudiendo siempre será  más fácil que aguantar la presión social por decir o pensar diferente de los que creen tener la autoridad moral para decidir quién son los buenos y los malos carmonenses, más allá de tener valores y conciencia. A estos, decirles por mi experiencia, que más allá de donde nos alcanza la vista hay vida y lo que es más importante aún, muchas formas de ganársela.  

Comentarios

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema