Huele a quemado

Ezequiel García / 01-07-2014 11:38:44

Arde una ciudad que ya estaba en llamas. El año que viene, año electoral, si que puede provocarse un incendio más grande que el de 2011. Y más, si Rajoy decide aprobar su reforma para que únicamente gobiernen los alcaldes más votados. Nada de coaliciones a la andaluza. Más bien a la extremeña.

Ciento cincuenta palabras son pocas. O muchas, según se vea. Hoy vuelvo a abrir mi ventana de opinión con estos artículos breves, pero al pie, como le gustaba jugar a Del Bosque antes de Diego Costa. Carmona arde. Es una realidad que huele cada tarde. Y no creo que sea fruto únicamente del pasto seco.

Arde una ciudad que ya estaba en llamas. El año que viene, año electoral, sí que puede provocarse un incendio más grande que el de 2011. Y más, si Rajoy decide aprobar su reforma para que únicamente gobiernen los alcaldes más votados. Nada de coaliciones a la andaluza. Más bien a la extremeña.

Pero volviendo al fuego real, nuestro campo se quema. No creo en las casualidades. Siempre hubo agricultores irresponsables y sin sensibilidad. Pero el pueblo es sabio. Tomen café y escuchen la teoría del pirómano suelto. Ahí puede estar la respuesta. Ya verán.

Comentarios (3)

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema

#3

Ciudadanoanonimo
Pues estimado 'No Me Tomes Por Tonto', si eso es como tú dices, en Carmona tendremos cualquier cosa menos futuro.

#2

No Me Tomes Por Tonto
Bonitas palabras las cual comparto ciudadano. Pero me temo que solo tendremos en el futuro algunas quemaduras que taparemos con crema barata para muchos y crema cara para unos pocos que se creen una casta. Y pido perdón por utilizar una palabra que no me corresponde

#1

Ciudadanoanonimo
Quizás, lo que necesite Carmona sea precisamente eso, arder, para después resurgir de sus cenizas totalmente renovada tanto en mentalidad de sus ciudadanos como en interés de sus políticos por sus ciudadanos y su ciudad. Hasta ahora cada día vemos que esto no es así y nos preocupamos (metámonos todos) únicamente de mirarnos nuestro ombligo para que no le entren pelusas dentro.