Fiscalía pide dos años de carcel a Eduardo Rodríguez por ruidos en una cafetería

Europa Press / 12-09-2015 18:45:57

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público solicita para el exconcejal, por un delito contra el medio ambiente, dos años de prisión, el pago de una multa de 4.800 euros e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de nueve años, ya que entiende que tenía las competencias para el control del cumplimiento de la ordenanza en materia de ruidos.

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado dos años de cárcel para el exconcejal de Urbanismo, Promoción Económica y Servicios del Ayuntamiento de Carmona Eduardo Ramón Rodríguez Puerto por los fuertes ruidos generados por una cafetería de la localidad que afectaron a la salud de los vecinos del piso superior, hechos por los que además pide tres años de prisión para los dos propietarios, padre e hijo, del establecimiento.

   En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público solicita para el exconcejal, por un delito contra el medio ambiente, dos años de prisión, el pago de una multa de 4.800 euros e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de nueve años, ya que entiende que tenía las competencias para el control del cumplimiento de la ordenanza en materia de ruidos.

   Asimismo, la Fiscalía solicita para el padre e hijo propietarios de esta cafetería tres años de cárcel, 4.800 euros de multa e inhabilitación para la apertura y funcionamiento de locales abiertos al público por tiempo de dos años, a cuenta de un presunto delito contra el medio ambiente.

   De igual modo, pide que los tres acusados indemnicen con un total de 5.000 euros a los perjudicados, dado que se superó el nivel de inmisión de ruidos permitidos en once puntos, provocándoles un trastorno ansioso-depresivo, compatible con la exposición a ruidos por tiempo prolongado, y un cuadro de estrés derivado de dicho ruido.

   Además, interesa que se acuerde el cierre del local desde las 00,00 hasta las 8,00 horas durante cinco años, ya que esta constituye la 'única vía para solventar el perjuicio causado'.

   El Ministerio Público relata que el local, tras el acuerdo de licencia urbanística de la Junta de Gobierno Local de 26 de agosto de 2005 y una vez pasados los correspondientes trámites, obtuvo licencia de apertura el 14 de diciembre de 2007 como cafetería, con un horario de cierre fijado a las 2,00 horas, que se ampliaba hasta las 3,00 horas durante viernes, sábados y vísperas de festivos.

   La licencia no incluía veladores en la calle y el informe jurídico que la precedía advertía de 'la necesidad de respetar el descanso de los vecinos y evitar la producción de ruidos que alteren la normal convivencia', así como de la absoluta prohibición de 'la emisión de cualquier ruido que altere la tranquilidad vecinal especialmente entre las 22,00 y las 8,00 horas', todo ello de acuerdo con la Ordenanza Municipal de Civismo y Convivencia.

'PERFECTO CONOCIMIENTO' POR PARTE DEL AYUNTAMIENTO

   Pese a ello, 'y con perfecto conocimiento' por parte del Ayuntamiento, el local llevaba abierto y con veladores, 'como mínimo', desde 2004, época en que 'ya recibía quejas por ruido y por mantener las mesas en la calle entre semana hasta pasadas las 3,00 horas, circunstancias que verificó y comunicó la Policía Local al Ayuntamiento'.

   La Fiscalía señala que el responsable municipal en la materia era el exconcejal, que ejerció como delegado de Urbanismo, Promoción Económica y Servicios, con competencias para el control del cumplimiento de la ordenanza en materia de ruidos, desde junio de 2007 hasta marzo de 2011, fecha en que abandonó el grupo municipal.

   Según indica, las quejas expuestas provenían de los propietarios del inmueble situado encima de la cafetería, una pareja que, al margen de las protestas de años anteriores, denunciaron 'en múltiples ocasiones' durante 2008, directamente ante el Ayuntamiento y a través de la Policía Local, el ruido procedente de la cafetería.

   La Fiscalía asegura que la Policía 'comprobó y comunicó' a la Oficina Técnica del Ayuntamiento la existencia de veladores instalados en horarios variables, pero en todo caso entre la 1,30 y las 3,00 horas, cuando la licencia de ocupación de vía pública con veladores había sido concedida hasta la 1,00 horas, horario que fue ampliado hasta las 2,00 horas mediante decreto firmado por el exconcejal 'pese a tenerse constancia de la violación continuada del condicionado, en muchas ocasiones pasadas las 2,30 horas'.

EL PAPEL DEL EXCONCEJAL

   Al hilo de ello, asevera que 'muestra de dicho conocimiento' es el informe de 2 de julio de 2008 del propio acusado, en el que 'se hacía eco de las múltiples denuncias' por ruidos contra la cafetería 'y se limitaba a instar la vigilancia sobre el cumplimiento de los términos de la licencia a la Policía Local, quien no había dejado de hacerlo y comunicarlo al Consistorio'.

   'Lejos de cesar el foco de molestias, al año siguiente se reprodujeron en los mismos términos las denuncias dirigidas a la Policía Local y al Ayuntamiento', por lo que los propietarios de la vivienda situada encima de la cafetería solicitaron reuniones para explicar la problemática sufrida, al menos en enero y mayo de 2009, 'sin respuesta alguna' por parte del Consistorio.

   La Fiscalía enumera las 12 denuncias presentadas directamente ante el Ayuntamiento y señala que 'lo habitual era mantener los veladores pasadas las 2,00 y las 3,00 horas', ello 'pese a que el límite horario para ese verano era el de las 2,00 horas, de acuerdo con la licencia concedida mediante Decreto de 15 de julio', fecha éste 'en que ya habían sido comunicadas por la Policía Local y por el particular los numerosos incumplimientos del horario y sin que se hubiera llevado a cabo, ni antes y después, medida alguna de revocación o suspensión de licencia por el Ayuntamiento'.

   Todos estos 'incumplimientos' dieron lugar a que se acabara incoando un expediente sancionador, que finalizó con un decreto de 10 de marzo que impuso al local una sanción de 10.600 euros, 'con el consiguiente efecto en las arcas municipales pero sin resultado beneficioso alguno para los perjudicados, quienes no vieron a la sanción acompañarse de suspensión de licencia alguna'.

   El Ministerio Público indica que, 'como consecuencia de la falta de suspensión de la actividad y de que el resultado, tras años continuados de infracciones, fue una simple multa de 10.000 euros', los propietarios de la cafetería 'dieron continuidad a la dinámica hasta el momento seguida, manteniendo el local abierto más allá del horario permitido y violando los límites permitidos'.

Comentarios (1)

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema

#1

Amimeimportacarmona
El local al que hacen referencia es la cafeteria Forum, la que está junto a la plaza San Fernando¿no?La verdad es que da verguenza como esta cafeteria hace uso del espacio publico como le da la gana, poniendo las mesas que quiere y donde quiere. Muchas veces impidiendo la libre circulación de personas. Pero vamos en Carmona tampoco es el único.