Carmona y sus 7 pecados capitales

Santi Pulido / 23-04-2014 13:25:18

Al igual que John Doe (Kevin Spacey) en la obra maestra de David Fincher 'Seven', me dispongo, desde la oscuridad de mi torre, a hacer ver a los carmonenses el rumbo que están tomando y el fin autodestructivo al que están llevando a nuestra ciudad.

Etiquetas

Tribuna Libre
Al igual que John Doe (Kevin Spacey) en la obra maestra de David Fincher 'Seven', me dispongo, desde la oscuridad de mi torre, a hacer ver a los carmonenses el rumbo que están tomando y el fin autodestructivo al que están llevando a nuestra ciudad.

¡Sí, amigo! Los culpables de la situación de la ciudad no son sólo los políticos, los principales culpables somos los ciudadanos de a pie y nuestra absurda mentalidad. Normalmente el que escribe algo relacionado con la situación actual de Carmona empieza hablando de lo grande que fue, de su historia y sus logros, pero yo no lo haré así. Soy de los que opina que siempre hay que mirar hacia delante y no perderse en el pasado. 

Decía John Doe en la película que si quieres que realmente te escuchen no sirve con una palmadita en la espalda, hace falta una maza de hierro. Yo seré un poco más discreto y daré sólo una pequeña bofetada, o no tan pequeña. Comenzando por el pecado de la GULA. Aunque este pecado se asocie a la glotonería, otrora se refería a cualquier tipo de exceso, y aunque a Carmona este pecado le viene que ni pintado por ser el pueblo con mayor nivel de obesidad infantil no lo llevaré por ese camino, lo llevaré por el exceso de vandalismo y de delincuencia que sufre nuestra ciudad. No podemos avanzar si nosotros mismos destrozamos nuestras instalaciones y nuestro mobiliario público.

Este pecado me lleva al siguiente, la PEREZA. La pereza con la que actúan nuestros cuerpos de seguridad, la pereza con la que actuamos sus ciudadanos ante cualquier injusticia que cometen contra nuestra ciudad. Si no despertamos, nos movemos y sacamos esa IRA que nos falta para salir a la calle, para protestar, para decir que no vamos a consentir ni un pisotón más. Hasta que no perdamos la pereza, nos levantemos y caigamos en el pecado de la ira no podremos avanzar.

Y qué decir de la SOBERBIA y la LUJURIA de los carmonenses. Nos encanta presumir de nuestra ciudad romana, de lo importantes que éramos, o ya hoy en día, lo que nos gusta aparentar y hacerle ver al vecino lo bien que nos va, aunque nos coman las deudas. Hace falta más humildad, más respeto por los vecinos, y por llamarlo de alguna manera, más compañerismo, ser un poco más como los antiguos patios de vecinos.

Llega el turno de mis queridos comercios carmonenses. Qué os hace pensar que al poner precios bastante más altos a tiendas de Sevilla o cualquier centro comercial os van a comprar a ustedes. Por qué no dejáis la AVARICIA a un lado y en lugar de querer ganar 3, intentáis ganar 1. Estamos en crisis y no podemos permitirnos esos lujos. Hay que construir la casa ladrillo a ladrillo.

Y para terminar, en mi opinión el mayor pecado de nuestro pueblo, el que más nos destruye, el que hace que estemos tan estancados, la ENVIDIA. Uno no puede considerarse un buen carmonense sin ser envidioso. Pero no vale con esa envidia sana que te hace querer mejorar y querer alcanzar metas, la envidia carmonense tiene que ser mala y destructiva. Si a tu vecino le va bien, tiene que estar vendiendo droga o algo porque sino no es normal, que a un bar de copas le va bien, ese pone garrafón, que algún deportista local consigue éxitos, yo no le animo porque el padre es de tal o cual partido. 

¡Abrid los ojos ya de una vez! Si nosotros no defendemos lo nuestro nadie lo va a hacer, si nosotros mismos somos los que nos echamos la mierda encima, perdón por la expresión, como queremos avanzar. Dejemos nuestros pecados a un lado y luchemos juntos por levantar Carmona, por hacerla una ciudad viva de día y de noche, por que vengan empresas y no tengan que salir nuestros paisanos fuera a buscarse la vida, ¡por una Carmona donde se pueda vivir bien!

Comentarios (1)

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema

#1

Kriscb21
Gran comentario. Para mejorar, lo primero es ver lo que nosotros mismos hacemos mal.