Carmona y los tributos

Fideo99 / 09-04-2013 17:56:38

Cuando salgo a la calle y me pongo a pasear, veo muchos automóviles por doquier, y es que un “coche” es, hoy por hoy, un objeto indispensable en una familia. Pero si esa familia tiene la suerte de que trabajan los dos, quizá tenga dos “coche”. Y eso, o sea que la mujer se incorpore a la vida laboral –y doméstica, le ha venido requetebien a los Ayuntamientos, porque en los últimos treinta años han visto multiplicarse los ingresos provenientes de los automóviles.

Etiquetas

Tribuna Libre

Cuando salgo a la calle y me pongo a pasear, veo muchos automóviles por doquier, y es que un “coche” es, hoy por hoy, un objeto indispensable en una familia. Pero si esa familia tiene la suerte de que trabajan los dos, quizá tenga dos “coche”. Y eso, o sea que la mujer se incorpore a la vida laboral –y doméstica, le ha venido requetebien a los Ayuntamientos, porque en los últimos treinta años han visto multiplicarse los ingresos provenientes de los automóviles.

Sin duda, casi todas las Corporaciones Municipales, ante tal avalancha comenzaron a estregarse las manos, pues vio una excelente fuente de ingresos. Y así, años tras años, han ido subiendo el tributo del automóvil, siempre, por supuesto, por encima del IPC, que dicho sea de paso había de estar prohibido por ley, pues si aquello o esto se atiene o atenía al IPC, ¿por qué los impuestos municipales no se han atenido ni atienen?

Ahí puede detectarse la carencia de calidad de nuestros representantes políticos. Por tanto, juro este  universal: Algunos políticos españoles han carecido vocación. Y sin embargo, en política, la vocación ha de estar innata en la cascara del administrador público. Porque esa vocación es la que le insufla el sentido del bien común, la diferencia de lo justo y de lo equitativo, de la ética social e individual, etc.

Carmona ha sido una víctima más de tal voracidad política y de enajenación administrativa. Puedo afirmar, y afirmo, por consiguiente, otro universal: este pueblo, Carmona, en democracia, no ha tenido (ni tiene) un Alcalde  con vocación política, sino únicamente  administradores de turnos ordenados por un partido político de turno que ha engañado de mil maneras a la población. Una población semianalfabeta que se ha dejado engatusar por unos ideales irreales y utópicos, junto a unas necesidades amplias y limitadas en este medio geográfico duro y cerrado.

Basta analizar la existencia de la diferencia de lo justo y lo equitativo en Carmona para darse cuenta de todo lo dicho. De ahí que los impuestos municipales sean cada vez más torturadores y crecientes. Vaya, que siempre gravan y gravan los mismos. ¡Para qué partirse la cabeza con buscar nuevos gravámenes, si eso va a traernos impopularidad en las próximas elecciones y nuestro partido político no va a ser votado! Sí, así, piensa. Porque carecen de vocación política, y quieren hacer de la política su profesión.

Pues seguir, señores administradores de las Corporaciones, seguir empeñados en hacer de la Política  vuestra profesión pública. Pero tengo que decirles que NO SUBAN TANTO LOS IMPUESTOS EXISTENTES, cual de los coches, o ese impuesto (o abuso) por colocar un ACS, sino que busquen lo justo y lo equitativo ampliando, por ejemplo, el panorama de tributos creando ya el impuesto canino. Porque de seguir así llegará un día que Carmona tenga más sabuesos que personas… 

Comentarios

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema